ESTILO DE ESCRITURA: estilos que delatan al aprendiz de escritor.

Cuando escribes, el estilo natural de tus textos depende de tu vocabulario y tu nivel lingüistico.

Existen cuatro estilos a los que tendemos cuando empezamos a escribir. Si quieres profundizar en este tema puedes consultar el libro La práctica del relato. Manual de estilo para narradores, de Angel Zapata.

Estilo formal: este es el estilo de los textos administrativos, manuales, actas empresariales y libros de texto. Es muy aburrido y tú, como escritor, debes ser consciente de cuándo lo estás usando y evaluar si es pertinente en cada momento. En este tipo de texto la redacción puede ser clara y las ideas y los hechos pueden estar expresados con nitidez, pero puede fallar el tono. El lector sabe lo que ocurre pero no lo siente ni puede imaginarlo porque los hechos están narrados del modo distante característico del tono formal.

Estilo enfático: en este estilo hay una cercanía excesiva entre el escritor y sus lectores. Cuando eres enfático, más que contar las cosas es como si se las estuvieras gritando al lector. Aunque en ciertos momentos puede resultar útil, usar este estilo como rutina expresiva obstaculiza el aprendizaje. Por muy bien escrito que esté el texto, si una característica lo invade todo de manera explícita y excesiva, el énfasis saturará al lector y lo que cuentas se le hará inverosímil.

Estilo retórico/poético: esta tendencia suele darse más cuando se escribe algo supuestamente literario. El lirismo empalaga fácilmente y los textos se vuelven ilegibles con el exceso de retórica.

Estilo asertivo: este estilo obstaculiza la naturalidad porque se apoya contínuamente en la afirmación y en la vida cotidiana nosotros no acostumbramos hablar así, usamos distintos matices. El estilo asertivo es adecuado para un informe técnico, para noticias de la prensa o cualquier texto en donde lo importante sea la información, pero no para la narrativa porque carece de subjetividad y emociones. El narrador afirma los hechos sin vacilación y sin matices. En este estilo no hay inseguridad, ni rabia, ni melancolía, la narración es impersonal y casi mecánica. El narrador no le transmite al lector que le está contando algo.

Ahora que te he presentado estos cuatro estilos, cuéntame en los comentarios tu experiencia personal ¿reconoces el tuyo en alguno de ellos? ¿qué opinas de este tema?

Muchas gracias por llegar hasta acá y, si esta información te ha parecido útil, por favor deja un “me gusta” y compártela para que llegue a más personas interesadas en la escritura. ¡Te espero en el próximo artículo!

Publicado por Maria Florinda Loreto Yoris

Publicista de profesión, Comunicadora por vocación y Escritora independiente en ejercicio. Venezolana y comprometida, conmigo misma y con el país, a hacer lo que sea necesario para devolvernos a todos la confianza perdida y la certeza de que juntos podemos reactivar a Venezuela. Desde lo que cada uno es y desde donde estamos todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: